Posteado por: elhogarcristiano | 31 diciembre 2009

LA VERDADERA HISTORIA DE LA NAVIDAD

He aquí la historia de un niño que nació en el establo de una pequeña posada que había en una insignificante aldea. Ese niño creció en Nazaret, una villa pequeña que se elevaba sobre una colina de Galilea. Y trabajó hasta los 30 años en una carpintería.

Aunque nunca escribió un libro, durante tres años fue predicador ambulante, trayendo un mensaje para la humanidad. A pesar de ser Rey, nunca tuvo un puesto de importancia y se humilló a la altura de un siervo. No fue a la universidad. No tuvo esposa e hijos.

Era pobre, pero lo tenía todo. No tenía dinero, pero era rico. Nunca puso sus pies en lo que consideraríamos una gran ciudad. No le persiguieron los fotógrafos, ni escribieron de él en las revistas del corazón. Nunca viajó a más de trescientos kilómetros de su ciudad natal. No tuvo más credenciales que su propia persona. La opinión popular se puso en contra suya. Dio todo su tiempo a los demás, en especial a sus amigos. Uno de ellos le traicionó y los demás le abandonaron y huyeron dejándole solo. Con un beso le entregaron en manos de sus enemigos. Tuvo que soportar la farsa, la burla y el abuso de un proceso judicial injusto. Fue azotado sin causa, maltratado injustamente, golpeado sin compasión, insultado con rabia por gente sin escrúpulos, humillado hasta lo sumo, crucificado en un madero, traspasado con una lanza y coronado de espinas.

Al niño de Belén le asesinaron clavándolo en una cruz, entre dos ladrones. Nadie le quitó la vida, sino que Él de su propia voluntad la puso para pagar el alto precio de nuestro rescate y salvación. Mientras agonizaba, aún seguía perdonando a los que con odio le crucificaban. Los soldados encargados de su ejecución, entre risas, se disputaron lo único que tenía: una túnica. Jesús puso su vida a cambio de la tuya para destruir al pecado y a la muerte. Lo sepultaron en una tumba prestada por la compasión de un amigo.

Según las “normas sociales” y los “valores humanos”, su vida fue un fracaso total. Pero han pasado veinte siglos y hoy Él sigue siendo la pieza central, del “ajedrez” de la historia de la humanidad. Esa piedra que desecharon los edificadores, Jesús de Nazaret, se ha convertido en la piedra angular, la que tiene en pie el edificio de la creación, pues Él y solo Él, el niño de Belén, el Mesías prometido que había de venir, al tercer día de su muerte, levantándose de los muertos, ¡Resucitó!.

Ciertamente, nunca nadie en la historia afectó tan poderosamente la existencia del ser humano sobre la Tierra como la vida sencilla de Jesús. Ese niño que nació en Belén, traía en sus manos un regalo eterno para cada persona: una vida nueva, limpia, pura, para vivirla en abundancia aquí en la tierra, y una vida después de la vida, que es eterna, para siempre, rodeado de Su presencia y la de muchos amados, donde no reinará más el llanto, el dolor y la muerte. Donde todo será gozo, donde no habrá sombras ni necesidad de sol, porque Él alumbrará cada rincón.

El niño Jesús vino para ser el cordero de Dios que quita el pecado del mundo y trae salvación y vida eterna, a todo el que le recibe en su corazón. Pues como él mismo Jesús dijo: “El que en mí cree, tiene vida eterna”. Y aquellos que depositaron en Él toda su confianza, dijeron: “mereció la pena, Él enderezó nuestros caminos torcidos, se llevó nuestras vidas rotas y nos dio una nueva vida, quitó nuestro corazón de piedra y nos dio un corazón sensible a la necesidad de los demás, nos trajo de las tinieblas en que nos encontrábamos, a Su luz admirable. Él es todo amor, es un amigo que nunca falla”.

Ese niño caminó sobre las aguas, sanó enfermos, calmó la tempestad, convirtió el agua en vino, hizo andar a los cojos y ver a los ciegos, perdonó pecados, lloró la pérdida de un amigo, pero resucitó muertos y habló palabras de sabiduría y de vida, como nunca nadie lo hizo. Y nos dejó Su Espíritu.

El niño de Belén vino para ser Jesús el Rey de Reyes y el Señor de Señores, el único Camino, Verdad y Vida. Montado a lomos de un caballo blanco, cabalgando sobre las nubes, (todo ojo le verá, incluso los que le traspasaron), vendrá de nuevo a esta tierra, para buscar lo más amado.

Pues ese niño no formó un hogar, pero formó una familia, la más hermosa, su amada, la iglesia: el conjunto de todos aquellos que creen en Jesús y se esfuerzan por vivir como sus discípulos, según sus enseñanzas.

Desde entonces hay dos tipos de Navidad: una que es superficial, material e inútil. “Ya es Navidad en el Corte Inglés”. Y la otra Navidad, la auténtica, aquella que solo experimentaron aquellos que tuvieron la valentía de abrir la puerta de su corazón, para que cual pesebre naciera allí Jesús. Él inundó de paz y de gozo sus vidas. Una paz que sobrepasa todo entendimiento y un gozo que no mengua, aún en medio de las más duras circunstancias.

Desde entonces, cada día son más los que no se dejan engañar por el glamour de las luces, los fuegos artificiales  y los regalos; y buscando lo auténtico se acercan a Jesús.

Deja que el niño de Belén nazca esta Navidad en tu corazón. ¡Entra a formar parte de su familia!. Deja que Jesús, el niño de Belén sea el dueño y el Señor de tu vida. Déjale ser tu guía. Deja que te cuenten entre sus discípulos, aquellos que desean parecerse a Él. Dale una oportunidad a Jesús y deja que Él cambie tu vida y tus circunstancias. Pon toda tu confianza en Aquél que prometió: “Yo estaré con vosotros todos los días hasta el fin del mundo”, Él es el niño de Belén. Sólo Él tiene el poder para enderezar tus caminos. Sólo Él puede darte una nueva vida.

¡Ese es Jesús de Nazaret, el niño de Belén, ábrele la puerta de tu corazón hoy y podrás disfrutar de la verdadera Navidad!. 

About these ads

Responses

  1. Oye la pintura que usaste para la web me parece interesante, disculpa quien es el autor?


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: