Posteado por: elhogarcristiano | 22 mayo 2010

¿Por qué debemos orar?

“VELAD Y ORAD PARA QUE NO ENTRÉIS EN TENTACIÓN…” (Mateo 26:41)

El enemigo conoce bien el potencial dado por Dios que tienes y hará lo imposible para detenerte antes de que lo desarrolles. La oración coloca un escudo de protección divina a tu alrededor, ¡no vivas sin él!. Efesios 6 nos habla de la armadura del cristiano, de hacernos diestros en el uso de las armas de luz que Dios nos ha dado, para nuestro bien y el de aquellos que amamos. Hay personas que conoces que tal vez no estén aquí el año que viene a menos que alguien ore por ellas (véase Lucas 22:31). Algunos de tus conocidos pensaron que ellos nunca caerían, y sin embargo cayeron. Hay algunos cristianos que viven ajenos a la batalla espiritual que se cierne sobre ellos y de nuestra tendencia innata a pecar. No debemos alimentar al hombre Viejo dándole de comer todo aquello que quiere. Al hombre Viejo hay que clavarlo en la cruz y debe morir. Hemos nacido de Nuevo, somos nuevas criaturas en Cristo, somos Hijos de Dios y ahora debemos alimentar al Nuevo hombre con la Palabra, con la Oración, con la Alabanza y Adoración, con la Comunión de los hermanos que es el Cuerpo de Cristo. Durante las últimas horas de su vida, Jesús advirtió a sus discípulos: “Velad y orad para que no entréis en tentación; el espíritu a la verdad está dispuesto, pero la carne es débil” (Mateo 26:41). En la versión bíblica El Mensaje, Eugene Petersen parafrasea las palabras de Cristo así: “Estad alerta en oración para que no caigáis descuidadamente en la tentación, sin haberos percatado siquiera de que estabais en peligro”. Pablo escribe: “Tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo y, habiendo acabado todo, estar firmes… Orad en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu…” (Efesios 6:13-18). ¡El arma más eficaz que el enemigo tiene para atacarte eres tú mismo! Tu vieja naturaleza pecaminosa debe ser llevada a la cruz y crucificada a diario. Y la oración es el lugar donde haces eso. En la presencia de Dios te ves a ti mismo como Él te ve. Es ahí, en esos momentos de arrepentimiento, donde Dios se revela, arranca cosas que estorban y restaura. Cuando dejas de lado tu vida de oración, pierdes tu protección. Vamos, reorganiza de nuevo tu escala de prioridades y házte fuerte en la oración cada día. La Biblia nos enseña que cada día tiene su propio afán y tú debes hacer un compromiso diario con Dios de serle fiel en ese día. ¿Y mañana?. No te preocupes por el mañana, descansa en Dios quien te dará fuerzas mañana para que puedas sobrellevar las cargas de ese día y serle fiel hasta que el día acabe. Aquí estamos con un visado temporal, ¡no lo olvides!. Sipesa tus acciones y tus decisions cada día, a la luz de tu destino eterno y no a la luz de tu comodidad diaria e inmediata. Esta vida es un relato corto. Pero el Cielo es la verdadera historia interminable, de paz, gozo y alegría al lado de nuestro Señor por la eternidad. Que Dios te bendiga!.

http://www.elhogarcristiano.org


Responses

  1. Hola don mario me siento feliz al saber que esta mui bien de salud agradesco al crador por su sabiduria y sus logros espero que lo siga bendisiendo con las petisiones de su corazon espero que me responda este comentario nesecito muchos consejos de usted como en el pasdo grasias por leer este escrito me gustaria que trabajaramos en mis testimonios si usted quiere claro


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: