Posteado por: elhogarcristiano | 15 noviembre 2010

UNA CARTA PARA TI, DESDE EL CORAZÓN DE JESÚS

UNA CARTA PARA TI, DESDE EL CORAZÓN DE JESÚS

Aquel día se había reunido una gran multitud, muchos atraídos por la curiosidad y otros por la necesidad espiritual. Mis apóstoles no imaginaban cómo íbamos a ayudar aquel inmenso número de gente, que después de haberme seguido tenían hambre. Yo miré hacia el cielo, tome unos pocos panes y peces que me presentaron, le di gracias a mi Padre y pedí alimento para todos ellos. Les dije que descansaran un momento mientras llegaba su turno para comer, luego todos comieron y aun sobraron doce canastas. Esta multiplicación de los panes y los peces, es un símbolo de la multiplicación espiritual que Yo os ofrezco, a través del verdadero Alimento del alma que mi Padre Dios os envía desde el cielo con sobreabundancia divina. Amados hijos, Yo soy el Pan de Vida, y os doy todo lo necesario para que no sufráis hambre, para que no tengáis carencias. Sí, hijos míos, me refiero a las carencias de amor, pues al comer el Pan de Vida de mi Palabra, recibís también mi infinito Amor, que al igual que los panes es suficiente para todos y aún sobra para seguir alimentando a todo aquél que se acerque confiadamente a Mí. Tal vez os preguntéis por qué tomé en cuenta los cinco panes de cebada y dos peces que traía ese pobre muchacho. Para muchos habrían parecido insignificantes, insuficientes o tal vez innecesarios, pues pensarían que Yo, siendo Dios, pude haber hecho directamente el milagro sin necesitar de ese muchacho. Pero

hoy quiero compartir con vosotros el gozo que siento al actuar a través de instrumentos frágiles, pobres y limitados como es el caso de este muchacho. Mi gozo está en que él no actuó teniendo en cuenta la proporción de la comida, ni utilizó su razonamiento y lógica para analizar si esa poca comida alcanzaría para alimentar a tantas personas. Sino que él entregó todo lo que tenía movido por su amor, su fe, y su confianza en lo que Yo podía hacer, sin que le importara quedarse sin nada para sí mismo. Y esa sencillez, esa disponibilidad, esa entrega, la de aquél muchacho, fue todo lo que Yo tomé en cuenta para obrar el milagro. No estoy interesado en lo mucho o poco que tengas, lo que me importa es que lo pongas en mis manos y Yo lo multiplicaré. Y tenlo por seguro que saciaré tus necesidades y vivirás en la abundancia de mi Amor, para que puedas dar a los demás, de lo mucho que yo te daré. Hijo, no seas ciego ni egoísta pensando que si compartes algo con los demás lo perderás todo. Por favor hijo, entiende que como el grano de trigo, para vivir la vida que Yo te doy, te es necesario morir a la tuya. Y yo te levantaré en el día final para que disfrutes conmigo por toda la eternidad.

“TU AMIGO JESUS DE NAZARETH”

Apocalipsis 3, 20: He aquí, yo estoy á la puerta y llamo: si alguno oyere mi voz y abriere  la puerta, entraré á él, y cenaré con él, y él conmigo.”

“Esta es la puerta del corazón del hombre. Solo se abre por dentro. Abramos nuestro corazón al amor, a DIOS. Cambiemos, aun estamos a tiempo.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: