Posteado por: elhogarcristiano | 7 diciembre 2012

Aprendiendo a ver lo invisible 3

Sin revelación no hay conocimiento de la verdad: Salmo 119:18 “Abre mis ojos, para que contemple las maravillas de tu enseñanza”.

El apóstol Pablo, orando por los Efesios, dijo (Ef 1:17-18): “Para que…el Padre de gloria, os dé espíritu de sabiduría y de revelación en el conocimiento de él, alumbrando los ojos de vuestro entendimiento, para que sepáis…”. La palabra “entendimiento” usada aquí es “corazón” en griego (kardia). Esto significa que la verdad es revelada a los ojos del “corazón”. Este texto, además, confirma, quizás como ningún otro, la necesidad de la revelación. Así es, aunque el “corazón” tiene ojos, estos necesitan ser alumbrados para ver. Y es el Espíritu de Dios, espíritu de sabiduría y de revelación quien nos provee la luz necesaria.

  • 2 Cor 3:16 “Pero cuando se conviertan al Señor el velo se quitará” Las palabras de Jesús quitaron el velo del corazón de la samaritana al revelar su condición y ella bebió del agua de la vida y lo anunció a muchos. Zaqueo jefe de los publicanos y un hombre muy rico, se subió a un árbol sicómoro para ver a Jesús y al recibirle en su casa, el velo fue quitado de su corazón y pudo decir: “la mitad de mis bienes doy a los pobres; y si en algo he defraudado a alguno, se lo devuelvo cuadruplicado”.
  • El apóstol Pedro, fue testigo presencial de la transfiguración de Cristo (en aquél monte, Jesús se mostró en Su Gloria, tal y como Él era antes de venir a la tierra). 2 Pedro 1: 16-21 “16 Porque no os hemos dado a conocer el poder y la venida de nuestro Señor Jesucristo siguiendo fábulas artificiosas, sino como habiendo visto con nuestros propios ojos su majestad. 17 Pues cuando él recibió de Dios Padre honra y gloria, le fue enviada desde la magnífica gloria una voz que decía: Este es mi Hijo amado, en el cual tengo complacencia. 18 Y nosotros oímos esta voz enviada del cielo, cuando estábamos con él en el monte santo.  19 Tenemos también la palabra profética más segura, a la cual hacéis bien en estar atentos como a una antorcha que alumbra en lugar oscuro, hasta que el día esclarezca y el lucero de la mañana salga en vuestros corazones; 20 entendiendo primero esto, que ninguna profecía de la Escritura es de interpretación privada, 21 porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo
  • ¿Tienes sed de la Palabra de Dios?. Podemos comparar la interpretación de la Palabra de Dios a “extraer el agua de un pozo”: Una persona puede tener cerca un pozo de agua fresca, pero solo acudirá a él cuando esté sedienta de verdad.
  • Del mismo modo, la aplicación de la palabra de Dios la podemos comparar a “beber el agua del pozo”: Beber agua nos hidrata y refresca, es vital para nuestro organismo. En sentido espiritual es, creer y aplicar la Palabra de Dios en nuestra vida. Es vivir conforme a lo que ella nos dicta, para experimentar una nueva vida.
  • Si la Palabra de Dios no produce un cambio, una transformación en tu vida, el conocimiento puede que esté llegando a tu mente pero la verdad aún no ha tocado tu corazón.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: