Posteado por: elhogarcristiano | 7 diciembre 2012

Aprendiendo a ver lo invisible 5

 Aquél que conoce a Dios, tiene la capacidad de ver lo invisible. Pero conocer a Dios no es una experiencia puntual, sino un proceso. 

La resiliencia es la propiedad de los materiales de recuperar su forma y sus propiedades, después de someterlos a unas condiciones externas severas (presión, temperatura, esfuerzos de torsión, etc), durante un período de tiempo más o menos prolongado. Esto también aplica al ser humano. En psicología moderna, la resiliencia es la capacidad de las personas para sobreponerse a períodos de dolor emocional y traumas o incluso resultar fortalecido por éstos. 2 Cor 4:16-18 “16 Por tanto, no desmayamos; antes aunque este nuestro hombre exterior se va desgastando, el interior no obstante se renueva de día en día. 17 Porque esta leve tribulación momentánea produce en nosotros un cada vez más excelente y eterno peso de gloria; 18 no mirando nosotros las cosas que se ven, sino las que no se ven; pues las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas.”  En los cristianos, las pruebas afinan nuestro carácter y nos acercan más a Dios. Veámoslo de forma práctica:

  • Conocer a Dios es conocer la verdad. Jesús dijo: “Yo soy el camino, la verdad y la vida”. Jn 8:31-32 “31 Dijo entonces Jesús a los judíos que habían creído en él: Si vosotros permaneciereis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos; 32 y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres.”Adán conocía a Dios.
  • La fuente de su valor era Dios. ¿Te has preguntado alguna vez cuál es la verdadera fuente de tu valor?. Cuando construimos nuestro valor sobre cosas que nos pueden quitar (prestigio personal, nombre, fama, familia, propiedades, trabajo, dinero…), cometemos un grave error. Hace solo unos días, Amaia Egaña de Baracaldo (Bilbao) se lanzó al vacío quitándose la vida cuando venían a embargarle el piso. Y ya van tres personas que han hecho lo mismo. Cuando la fuente de nuestro valor no es Dios, el hombre pierde todo el sentido de vivir, porque nuestra vida se queda sin el único fundamento firme que es Cristo.
  • Conocer la verdad nos hace libres. Jn 17:15-17No ruego que los quites del mundo, sino que los guardes del mal. 16 No son del mundo, como tampoco yo soy del mundo. 17 Santifícalos en tu verdad; tu palabra es verdad. La Palabra de Dios es la verdad. Josué 1:8 “Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien”.
  • Conocer a Dios es valorar lo que Dios valora, como Él lo valora. La Palabra de Dios nos enseña que Dios estableció mi valor al enviar a su hijo Jesucristo a morir por mi y resucitar al tercer día. Ese es mi valor, el valor incalculable que Dios estableció y que nadie más puede pagar. Por tanto, cuando encontramos nuestro verdadero valor en Dios ya no cabe la duda, ni las emociones negativas. Sino que permites que la verdad de la Palabra de Dios dirija y controle tu vida. Ya no son las opiniones de otros, ni la tuya, es la verdad de Dios!. Pero ¿cómo aplicaré esto si no conozco la Palabra de Dios?. Tengo que ir a la fuente, sacar del pozo y beber.

La raíz del problema de muchos, incluso cristianos, es que creen antes las fábulas que a la verdad. Deciden escuchar y creer las medias verdades y mentiras completas que su carne, el mundo (su entorno. Familia, Amigos, Compañeros) o el diablo les hacen creer, en lugar de creer la Palabra de Dios. Por ejemplo: Decía el pastor David Childers. No sentirse amado es pecado (porque en lugar de creer la verdad, has decidido creer una mentira). La verdad es que “Porque de tal manera amó Dios al mundo…”. Otro ejemplo: Sentirse solo, también es pecado. Porque la verdad de Jesús dice: Yo estaré con vosotros todos los días..”.

Si conoces la verdad (Palabra de Dios), en lugar de creerte toda mentira o media verdad, podrás reemplazarla con la verdad de la Palabra de Dios, y cada pensamiento o emoción negativa, sustituirla por el Fruto del Espíritu.

Sin embargo, las personas hmos aprendido a valorar y tomar valor al revés de lo que Dios lo hace.

  • Nosotros le damos valor a lo que hacemos o a lo que tenemos. Pero Dios valora lo que SOMOS.
  • Si perdemos la capacidad de hacer y toda propiedad o bienes, ¿Cuál es nuestro valor, a los ojos del mundo, de la gente que nos importa, de nosotros mismos?. ¿Y de Dios?.
  • Para el mundo no valemos nada
  • Pero Dios nos sigue valorando y amando IGUAL.
  • ¿Qué has decidido creer?. Esto determinará el resultado de tus decisiones y de tus acciones. Amaia decidió conforme a lo que creía. La fuente de valor en su vida no estaba centrada en Dios, por eso estimó que su vida no valía nada sin aquél piso. Pero tú para Dios, eres un tesoro de incalculable valor, aunque no tengas nada!!. Deja que Dios quite el velo de tu corazón, que ilumine tus ojos espirituales y empieces a valorar y ver tu vida como Él lave.

Los hijos de Dios somos guiados por el Espíritu de Dios y por eso, podemos ver lo que nuestros ojos naturales no ven.

Nuestro espíritu en manos del Espíritu Santo es como el sistema ILS de los aviones, que les permite a los pilotos aterrizar aún en las circunstancias climatológicas más adversas.

 Tito 1:15 “Todas las cosas son puras para los puros, mas para los corrompidos e incrédulos nada les es puro; pues hasta su mente y su conciencia están corrompidas. 16 Profesan conocer a Dios, pero con los hechos lo niegan, siendo abominables y rebeldes, reprobados en cuanto a toda buena obra.”


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: